«

»

Identidad y reputación digital, elementos básicos para posicionarse como empresa 2.0

I Like QR CodeToda empresa que se quiera posicionar y desarrollar su canal en internet, de manera exitosa y ordenada, tiene que analizar y repasar antes de empezar: cuál es su identidad actual offline y sus valores; como, que valores aporta a sus clientes, a su sector de actividad y a la sociedad en general…  A partir de esta realidad, tiene que modificar y definir, si es necesario, los aspectos que la empresa quiera trasmitir en su identidad relacional, para que sean totalmente coherentes en todos los canales offline como online.

Dedicar un esfuerzo a repasar y definir la identidad digital que su organización quiere trasmitir, es muy importante, ya que actualmente la identidad digital 2.0 se ve marcada por: el diseño gráfico, los contenidos y sobre todo por la interacción social, los cuales para su posicionamiento y la construcción de su marca en entornos 2.0 son imprescindibles.

Qué entendemos por identidad digital y reputación digital

  • Identidad digital: El conjunto de información sobre una organización, empresa o persona que está expuesta en Internet, que conforman una descripción de la misma.
  • Reputación digital: La opinión o consideración social que otros usuarios de Internet tienen de su interacción con la organización o la persona en la red.

La identidad digital de la empresa la conforma estos cuatro elementos:

  • La información y los contenidos que ella publica
  • La información y los contenidos que ella comparte
  • La información y los contenidos externos que se publican sobre ella y sus dirigentes.
  • La interacción social que realiza en el canal.

Por este motivo es muy importante definir:

  • La propuesta de valor que queremos aportar.
  • Las personas o las empresas y su sector de actividad, a la que dirigimos nuestra oferta.
  • La personalidad social que queremos posicionar, en coherencia a los valores que vamos a aportar.
  • La calidad de los contenidos propios y externos que se van a publicar y a compartir. Su publicación define la personalidad social de la empresa, en función de sus valores, su manera de hacer y su manera de pensar.
  • Las interacciones que se produzcan con otros usuarios de Internet deben trasmitir estos valores.
  • El tono, los adjetivos y la forma de comunicar de la empresa: amigo, colaborador, experto…
  • El responsable de la comunicación externa del canalEs necesario definir las funciones y la responsabilidad de quien asume este cargo, el cual tiene que conocer todas las particularidades de la empresa y ser un fiel defensor de su identidad y los valores que aporta.
  • Formar e implicar a todos los directivos y el personal que va a participar en el proyecto digital, es básico, para qué la imagen y la comunicación de la empresa solo sea una.     

Cumplimiento de la normativa digital

El cumplimiento de la legislación aplicable al entorno digital es absolutamente clave para la buena salud de la reputación de una empresa. Una sanción derivada del incumplimiento normativo tiene importantes efectos sobre la reputación online de la organización.

Es imprescindible cumplir con las leyes:

  • Legislación del comercio electrónico y servicios de la Sociedad de la Información
  • Ley Orgánica de Protección de Datos
  • Respetar las reglas de protección de la propiedad intelectual

Medidas de seguridad digital online

Es recomendable adoptar medidas de seguridad digital, ya que ser víctima de un ataque informático puede tener gravísimas consecuencias para la reputación de la empresa en el entorno 2.0

Es aconsejable tener en cuenta estos aspectos:

  • Contemplar escenarios de crisis y procedimientos de respuesta
  • Disponer de políticas de continuidad del negocio y recuperación ante desastres

Monitorización de la red y seguimiento de la reputación online

Es necesario desarrollar estrategias y procedimientos de monitorización de la red, capaz de rastrear, escuchar y filtrar los contenidos en referencia al sector de actividad de la empresa y de los competidores. Este procedimiento nos dará una herramienta muy importante para la mejora de nuestra identidad, de nuevas oportunidades y del desarrollo comercial en la red.

Esta monitorización de la red tiene que servir también para un seguimiento constante de la reputación de la empresa en Internet, para verificar aspectos como:

  • Cuál es la posición de la empresa en los resultados ofrecidos por los buscadores en la búsqueda de materias relacionadas con las áreas de especialización de la organización o marca.
  • Qué resultados tienen en los buscadores, la publicación de los contenidos de aportación valor de la organización.
  • Escuchar y analizar los comentarios y referencias que se hagan de las noticias y contenidos de la empresa, en foros de plataformas especializadas, medios de comunicación, redes sociales…

Si se sientan unas bases solidas para la construcción de la identidad digital de la empresa en el entorno 2.0, su posicionamiento estará en constante escalada, haciendo que la información y los contenidos externos que se publican sobre ella y sus dirigentes, sean favorables y ayuden a conseguir los objetivos marcados.

[important]Si  te ha gustado el artículo compártelo en las redes sociales e inscríbete al newsletter semanal –
Muchas gracias Jordi Carrió Jamilà[/important]

Imagen licencia Fotolia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *